sábado, 4 de julio de 2009

MI NOVIO, SU EX Y... ¿YO?

Autora: Tatiana Ramírez


Siempre hay un día que uno quiere recordar y que nunca se termine… Luego de tanto estrellón, y de meterme con el hombre equivocado creo que logré cumplir mi sueño de no ser una más de esas mujeres solteras, que tiene que pasar su tiempo ennoviada con la soledad que proporciona un televisor o un computador.


Ya es hora de llamar a mis amigas y contarles la gran noticia, esa noticia que le dará envidia a varias de ellas; luego de tanta espera ¡por fin!... Martín me pidió que fuéramos novios, después de 3 meses de compartir salidas a cine, idas al zoológico, salidas a bailar, y muchos planes más que incluían cierto valor efectivo.

Aun recuerdo cuando conocí a Martín, lógicamente me hizo creer que erámos amigos para luego utilizar sus tácticas de conquista y lograr que yo cayera rendida a sus pies, es un hombre aficionado al deporte, a la literatura colombiana, solía contarme acerca de esos libros, para analizar que tan buena era como lectora, pero yo creo que quería averiguar era si yo en realidad soy una chica superficial, romántico; lo que no estoy segura es si siempre lo fue o solo lo era mientras me conquistaba; porque tenía una labia aterradora, tiene unas cejas pobladas hermosas, piel canela pero no de largas horas de bronceado sino de largas horas de caminar repartiendo hojas de vida, ojos verdes traicioneros, bueno eso dicen, la verdad no puedo creer que sea capaz de hacer tal cosa.

Solía hablarme de su exnovia “Paolita”; mujer que empecé a investigar a través de cualquier red social; Facebook, Hi5 o Sónico, para poder quitarla de mi camino, con chismes, publicando fotos donde estábamos juntos o inventado historias que no existen para hacerle entender a ella que Martin estaba “Conmigo” así que la rivalidad se sintió desde el principio de eso no hay duda, y siento enojo cuando Martin suele compararme con su ex, con esa…. Mejor dicho me abstengo de usar un mal vocabulario, no creo que mis padres hayan invertido su dinero mal mandándome a estudiar en buenos colegios.

¡Lo acepto! “Paolita” es bonita, y eso me genera desconfianza, al igual que los constantes mensajes de texto al celular de Martin que he logrado ver a escondidas y los mensajes al correo de “mi novio” que he podido ver porque hace meses atrás él me dió su contraseña, pero esa niña es tan descarada que sigue llamándolo para que la visite y que le cuente a ella de nuestra relación, soy una obsesiva ¡lo acepto! o estoy a punto de llegar a ese lugar, pero ellos me llevan a eso.

Martín es un chico como cualquiera; eso dicen mis amigas, y yo lo sé, pero lo defiendo a capa y espada, por eso dicen que el amor es ciego, y en este momento todo parece ser perfecto en la relación efectivo - emocional que logré pactar; es lógico que él piense que ha invertido en mí; tiempo y dinero, dinero que le ha costado conseguir sabiendo que no tiene un empleo seguro, pero no se como hacerle entender que a veces me antojo de comer deliciosos manjares y tengo que exigirle calidad en nuestra relación.

Los chismes no suelen faltar y lógicamente alguno tendría que llegar a mis oídos, los amigos de Martín han dicho que no debería perder más el tiempo conmigo, “si en unos meses no le he dado nada que valga la pena”, cuando yo escuché ese chisme, no me gustó ni cinco, pero tenía que disimular mi enojo, las mujeres somos expertas fingiendo y podríamos llevarnos la corona a la mejor actriz ,sin importa si es de reparto o no.

Nuestra relación parecía perfecta con los altibajos de cualquier relación, con peleas que terminaban en muy buenas reconciliaciones, pero todo tiene un momento donde ya no aguantas más. ¡Si! Ya no aguanto más, me cansé de las llamaditas de Paola su exnovia, ¿quién se cree que es? Parece que no entendiera que su tiempo con “mi novio” ya se le terminó, no deja de perseguirlo ¡Claro! A él no le importa que lo llame, él dice que son muy buenos amigos, que siempre hay que quedar bien con las antiguas parejas…

A mi la verdad me da risa, seguramente quiere dejar la puerta abierta ahí para volver cuando a él se le de la gana, yo estaría feliz si él hiciera lo que hizo su amigo Pablo, de cortar las cosas de raíz, pero “mi noviecito” no es capaz de tales frivolidades, luego de haber vivido una muy bonita relación a pesar de que “Paolita” le hubiera puesto los cuernos .

La verdad es que estoy en ese dilema de saber si valdrá o no la pena continuar con esta relación, que estoy comenzando a sentir como una pérdida de tiempo; así que en mis manos tengo 2 opciones, terminar algo que me esta generando dudas o continuar con alguien para quien su exnovia es alguien de mucha importancia en su vida porque aun la sigue queriendo.

Y aunque no soy la experta en temas de hombres logré entender que a veces es mejor estar “sola que mal acompañada toda la vida” y hoy puedo decir… Que no quiero mas tipos en mi vida con fantasmas en su pasado porque yo no quisiera seguir siendo el plato de segunda mesa para olvidar.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

¿yo? o sea tú debes dejar los temores, lo que te mata es la duda, mas bien llamala desconfianza, te preocupas más por la ex-relación que la relación, y lo peor es que las otras personas se den cuenta de eso...
Te recomiendo màs seguridad y menos reparo a la ex... al fin y al cabo eso es.



wilfer

Tatik7 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tatik7 dijo...

Jajajaja amiguis no soy yo, lo que hice fue como un monólogo de una mujer que tuvo que vivir eso, pero como si yo fuera esa persona... Más no soy yo, es que a mi no me gusta los hombres que lo quieren utilizar a uno para olvidar, que hartera eso. =)

NITOXXX dijo...

pero hay que entender que un clavo saca otro clavo

Tatik7 dijo...

Pues si Julian, pero no todas las veces funcionan lo de los clavos, creo que hay personas que nos marcan en la vida mas que otras asi que pues pienso que todo es relativo.

Anny Romero dijo...

A mi me parece una situación muy común la que narras, y me parece importante señalarlo y hablar sobre ello, es cierto que las mujeres somos aveces paranoicas e inseguras, pero tampoco faltan los descaros.

Anónimo dijo...

Hola saludos a mi pasa algo parecido, el habla a menudo de su ex esposa y me comenta los gustos sexuales de su ex eso me molesta mucho pero mas que eso me preocupa que aun quiera estar con ella.